Comisión de Economía Carta abierta Buenos Aires

25Jul/090

EN APOYO DEL PUEBLO Y EL GOBIERNO CONSTITUCIONAL DE MANUEL ZELAYA EN HONDURAS

Publicado por admin

 

Buenos Aires, Argentina, 25 de julio de 2009

 

El repudiable golpe cívico militar en Honduras, perpetrado contra el digno pueblo catracho y el gobierno constitucional del Presidente Manuel Zelaya, es también un golpe a las condiciones de institucionalización democrática y popular que hoy predominan en América Latina. 

Sus ejecutores y sus mandantes son parte de la vieja tradición golpista y autoritaria que asolara al continente en décadas pasadas. Ahí están los que mantienen una estrecha relación y dependencia con los halcones norteamericanos, las grandes fortunas familiares, los medios de comunicación alquilados por los poderosos, los narcotraficantes, la cúpula eclesiástica que los bendice y todos aquellos que, con su silencio cómplice, alientan un regreso de la nación hondureña al redil de los dominados. Se trata de la faz más terrible y salvaje de la derecha continental, aquella que ya intentara golpear a los gobiernos de Hugo Chávez y de Evo Morales y que, de modos más encubiertos, insiste en desgastar a las experiencias democráticas y populares en distintos países instalando, con gradaciones diversas, una misma situación destituyente. En el mismo sentido, se inscribe el retaceo, la parcialización, la minimización y la tendenciosidad de la información distribuida por los grandes medios internacionales y nacionales que impide a las grandes mayorías enterarse de lo que realmente le está ocurriendo al hermano pueblo hondureño

 

Saludamos la inmediata y directa participación de varios mandatarios de la región, entre quienes se encuentra la Presidenta de los argentinos, así como el papel que ellos cumplieran en la resolución adoptada por la OEA y ahora en la reunión del Mercosur. Pero la barbarie de los golpistas hondureños, que ya ha cobrado vidas y decenas de heridos entre el pueblo pacífico y desarmado, ha impedido el retorno efectivo del Presidente Zelaya a su país. También impiden dicho retorno las recientes amonestaciones explicitadas por la diplomacia norteamericana que, en definitiva, continúa legitimando la existencia de “dos partes” en conflicto.

 

Por ello, debe haber un claro e inequívoco pronunciamiento de todos los bloques parlamentarios, los partidos políticos, las centrales sindicales, los movimientos sociales, las agrupaciones estudiantiles, los dignatarios de todos los credos y aun los representantes de las organizaciones patronales. Nadie en la Argentina debería permanecer al margen de la solidaridad activa con el pueblo y el gobierno constitucional de Honduras, so pena de apañar la barbarie con una actitud equívoca y especuladora. De hecho, quienes en esta hora dramática de las democracias del continente optan por el silencio o la crítica oblicua, asumen una muy concreta responsabilidad en contra de los intereses reales de la inmensa mayoría de los argentinos.-

ESPACIO CARTA ABIERTA

24Jul/090

COMUNICADO DEL FRENTE NACIONAL CONTRA EL GOLPE DE ESTADO

Publicado por admin

Hoy 23 de julio, a 26 días de resistencia del Pueblo Hondureño 
informamos que se mantiene y arrecia la lucha en defensa de sus 
derechos y ante la represión de la dictadura golpista:

1. A las 8.00am se inicia toma en la posta policial del Durazno que es 
la entrada principal a la capital y de la carretera del norte 
(Panamericana).

2. Hay toma de carreteras en Choloma a la altura del puente que 
conduce a Puerto Cortes; así como en el desvío del Conejo en Comayagua 
y La Paz; se realizaran caminatas en diversos puntos del país entre 
ellos Progreso, Cofradía, Santa Bárbara, Colon, Islas de la Bahía, 
entre otros.

3. Hay tomas de muchas instituciones públicas, entre ellas Seguro 
Social, Instituto Nacional Agrario INA, Instituto de Formación 
Profesional INFOPH, Aeronáutica Civil, Programa Nacional para la 
Infancia PANI, Empresa Nacional de Energía Eléctrica ENEE, Universidad 
Pedagógica Nacional Francisco Morazán, La Empresa de 
Telecomunicaciones a la que la Asociación de Taxistas se han sumaron, 
así como Colegios, Escuelas Primarias en todo el país, entre otras 
importantes acciones.

2. Comunicamos que una masiva población se esta desplazando hacia las 
fronteras del Sur del país, fronteras con Nicaragua y El Salvador, 
estas hondureñas y hondureños llegan de distintas regiones del 
territorio nacional.

3. Denunciamos que el ejercito esta ocupando e irrumpiendo a varias 
instalaciones publicas y que han agredido a las y los trabajadores del 
Sindicato de HONDUTEL, están militarizando los centros hospitalarios, 
se han desplegado fuertemente armados hasta con tanquetas a la región 
Sur del país, y están deteniendo y quitándole sus documentos 
personales a los manifestantes. La represión continúa pero también el 
pueblo se sigue organizando y resistiendo de diversas maneras.

¡Alta es la noche y Morazán vigila!
¡Todas y todos a derrocar a los golpistas!
¡Nos tienen miedo por que NO tenemos miedo!
*Frente Nacional Contra el Golpe*
*Honduras, territorio en resistencia contra los oligarcas golpistas*

24Jul/090

La crisis actual en la mirada de Michal Kalecki, un precursor de Keynes

Publicado por admin

24-07-2009 / 


Mario Rapoport | Economista - Historiador

 

Como ocurre muchas veces en descubrimientos científicos o en inventos que se traducen en innovaciones tecnológicas significativas, en las ciencias económicas y sociales puede darse también el caso de la paternidad simultánea o casi simultánea de ideas que implican un punto de inflexión decisivo en la construcción teórica existente. Tal es el caso en los años ’30 de un profundo cambio en el pensamiento económico, que va a permitir comprender de una manera distinta la problemática de las crisis del capitalismo y de las políticas económicas necesarias para superarlas, creando a su vez los fundamentos de la macroeconomía.
Nos estamos refiriendo a dos autores: uno de ellos considerado el más grande economista del siglo XX, el británico John Maynard Keynes. El otro, mucho menos conocido, era un economista de origen polaco, Michal Kalecki. Se reconoce a este último el hecho de haber publicado tres años antes que viera a luz la Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero de Keynes, un artículo en donde plantea conceptos y argumentos que anticipan los contenidos en ese libro. Posiblemente el escribir en polaco o el pertenecer a un país marginal en el escenario europeo contribuyó a que su pensamiento innovador no fuera apreciado en la época. Sin embargo, sus ideas sobre el ciclo económico en medio de la crisis mundial actual que ocasionó una caída sustancial en la inversión y una desocupación creciente en las economías más avanzadas, extendiendo sus efectos a todo el orbe, resultan muy oportunas.
Nacido en Lodz en junio de 1899, Kalecki tuvo una formación autodidacta influenciada por economistas críticos del sistema. De allí que los problemas de la acumulación capitalista y de los ciclos económicos, inspirados en los sistemas de reproducción marxistas, y la cuestión del grado de monopolización de la economía, constituyeron sus principales preocupaciones, aunque estudió una cuestión no contemplada por Marx: la subutilización de las capacidades de producción.
Por un lado, Kalecki, al igual que Schumpeter, pensaba que el desarrollo del capitalismo en el largo plazo dependía del dinamismo de las innovaciones, aunque a diferencia del economista austríaco sostenía que cuando ese dinamismo era insuficiente, el Estado debía satisfacer las necesidades de la demanda. Por otro lado, se anticipa a Keynes señalando que en épocas de crisis los sectores de más altos ingresos, la mayor parte de los cuales no veían afectados sus niveles de vida, debían gastar inmediatamente en consumo e inversión todos sus beneficios adicionales. Una manera de retornar al pleno empleo ante la disminución de la demanda de los trabajadores y del resto de la población afectada por la desocupación. Pero el consumo de esos sectores cambia muy poco a lo largo del ciclo económico y todo dependía de la inversión, que los empresarios retrasaban ante la caída de la rentabilidad y la acumulación de stocks. Surge así la demostración de que las crisis son un resultado del funcionamiento del propio capitalismo. La solución estaba en la intervención del Estado, pero Kalecki advierte que esa intervención, incluso para salvar al sistema, no es necesariamente bien vista por sus presuntos beneficiarios. Esto se verificó en la práctica en la época del New Deal de Roosevelt, muchas de cuyas medidas de política económica fueron resistidas y hasta forzadas a ser abandonadas, como fue el caso de la Ley de Ajuste Agrícola o la Ley Nacional de Recuperación Industrial. Ambas apuntaban a la reactivación de dos sectores clave de la economía norteamericana y a paliar el problema de la desocupación, pero terminaron siendo derogadas por la Corte Suprema de los Estados Unidos, donde predominaban sectores conservadores adversos al gobierno.
Kalecki creía que aún en épocas de crisis los empresarios, y sobre todo las grandes corporaciones, tenían aversión a que el gobierno interfiriera en la actividad económica subsidiando bienes de consumo y servicios públicos que competían con el sector privado, y se oponían a las nacionalizaciones por lo que éstas significaban como un ejemplo negativo para el sistema. Como lo destaca en un artículo reciente Florencia Médici (“Un abordaje al ciclo económico de Kalecki desde la demanda semiautónoma”, Revista Circus, 2008), si bien las políticas gubernamentales de estímulo a la demanda destinadas a incentivar el empleo y la producción beneficiaban a los empresarios, éstos apreciaban más, en palabras de Kalecki “(...) la ‘disciplina de las fábricas’ y la ‘estabilidad política’ que las ganancias mismas”. Consideraban, en cambio, contra las ideas keynesianas y kaleckianas, que el desempleo era parte integrante de un régimen capitalista normal y que aunque el gobierno llevará adelante una política de gastos para recuperar la senda de crecimiento en una depresión, al alcanzar el auge debía volver a practicar políticas ortodoxas. Allí funcionaba la presión de los “líderes empresariales”, quienes tendían a conformar un “(...) bloque entre los intereses de las grandes corporaciones y de los rentistas, y es muy posible que encuentren a más de un economista dispuesto a declarar que la situación es manifiestamente enfermiza”.
El pensamiento de Kalecki puede aplicarse en este último punto a la coyuntura argentina actual. Después de varios años de crecimiento ininterrumpido, muchos sectores de poder económico se posicionan en contra del gobierno, que si bien posibilitó la recuperación de la economía y el empleo, incluyendo mayores ganancias para los sectores más concentrados, es criticado y jaqueado por intereses corporativos. Éstos argumentan un agotamiento del modelo de crecimiento y procuran volver a las reglas de juego existentes antes de la crisis de 2001-2002. También en los Estados Unidos la recuperación económica de posguerra hizo reaparecer el poder de las grandes corporaciones y dio lugar al renacimiento de sectores de derecha, que en medio de furibundas campañas anticomunistas pusieron en tela de juicio a muchos ex funcionarios de la administración Roosevelt, a quienes acusaron de izquierdistas e incluso llegaron a enjuiciar.
En lo que denominaba el ciclo económico de origen político, Kalecki pronosticaba que las grandes empresas y los rentistas siempre encontrarían defectos y contradicciones de todo tipo al intervencionismo de Estado. En particular, a que el gasto estatal se destinara a inversiones públicas y a una mejora en la distribución de los ingresos, actuando sobre la demanda efectiva con un alto contenido social. Para él, justamente, lo más importante en la intervención del gobierno frente a una crisis no era el salvataje de los bancos o empresas en quiebra sino la necesidad de subsidiar consumos de la población más desfavorecida. En cambio, los préstamos a los capitalistas para salvar el sistema no creaban necesariamente un mayor poder adquisitivo que permitiese relanzar la actividad económica. 
Avanzado para su tiempo, incluso con respecto a Keynes, aunque partiendo de premisas en muchos casos similares, Kalecki consideraba que la crisis era una oportunidad para conseguir, sin cambios revolucionarios, una organización económica y social más justa y equitativa.Economista e historiador.
Investigador Superior del Conicet.

 

 

24Jul/090

Un imperativo ético impostergable

Publicado por admin

Por Mariano H. Grandoli *

Desde diversos sectores políticos se ha venido insistiendo en la necesidad de aprobar un ingreso universal para la niñez. El enunciado muchas veces es pronunciado de manera vaga, sin precisiones. Es una pena. Esta cuestión merece ser tratada con rigurosidad. Primero, la propuesta de una asignación “universal” por hijo no parece adecuada. Son conocidas las limitaciones presupuestarias del sistema de seguridad social. Si se eliminaran los topes salariales y no se incorporaran nuevas fuentes de financiamiento, eso redundaría en un serio riesgo para la sustentabilidad del sistema. En breve plazo su continuidad estaría en peligro.

La alternativa más factible es que el Congreso extienda el régimen de asignaciones familiares a los sectores pobres e indigentes. La propuesta cuenta con suficiente respaldo de la Constitución y de los tratados internacionales que se incorporaron con la reforma constitucional de 1994. De esas normas se desprende un principio que debería hacerse efectivo en la legislación de cada país: el apoyo económico que perciben los trabajadores registrados del sector privado debe ampliarse –a través del Estado– a todas las familias. Esa extensión debe concretarse a través de una ley del Congreso. Eso no ha sucedido en la Argentina.

Muy por el contrario, el decreto 770/96, firmado por Menem y Cavallo, redujo irrazonablemente el número de las prestaciones y fijó un tope salarial bajo para el derecho al cobro de éstas. Tales medidas luego fueron atenuadas por la ley 24.714. Sin embargo, la nueva ley no incorporó a los sectores en situación socioeconómica más vulnerable.

El 8 de abril presentamos un proyecto en la Cámara de Diputados. El sentido de la propuesta era sancionar una ley complementaria a la 24.714, que les reconociera a las familias en situación de mayor vulnerabilidad social el derecho a percibir:

a) una asignación por hijo, que el Estado abonará mensualmente por cada hijo menor de 5 años de edad, cuando ninguno de los progenitores percibiera el beneficio que contempla el artículo 7º de la ley 24.714. El beneficio está dirigido a los progenitores que trabajen en el sector informal de la economía, en el servicio doméstico, se desempeñen como monotributistas sociales o se encontraren desocupados;

b) una asignación por escolaridad, que sustituirá a la anterior a partir de los cinco años de edad y hasta los 18, con la exigencia de que asista a un establecimiento de educación primaria o secundaria;

c) una asignación por ayuda escolar anual, semejante a la contemplada en la ley 24.714, que se abonará en las mismas condiciones que las previstas en esta última norma y por igual monto;

d) una asignación por nacimiento de hijo y por adopción.

Las asignaciones deberían pagarse a la madre, con excepción del caso en que el padre acredite que el menor vive sólo con él en forma permanente. Si no viviera con ninguno de ellos, a la persona o institución que tuviese la guarda, tenencia o tutela pues, en definitiva, los beneficiarios principales de ellas son los menores, no sus progenitores.

Condiciones precisas y objetivas fijadas para el otorgamiento impedirán el clientelismo político y los manejos discrecionales. Al tratarse de una “extensión” de un beneficio que ya cobran los trabajadores registrados del sector privado, se evitará la estigmatización a los sectores más vulnerables, como sucede hoy con el otorgamiento de subsidios especiales.

La aprobación de este proyecto demandará importantes recursos al Estado. El problema sería cómo financiarlo. Para que sea posible esa iniciativa, es necesario que se sostengan las retenciones o derechos de exportación. Ante las posturas más extremas de la Mesa de Enlace, que propone abolirlas o reducirlas drásticamente, citamos el proyecto estratégico de la UBA, el Plan Fénix: “Hoy más que nunca, desguarnecer al Estado constituye un grave paso en falso. No es éste el momento de privilegiar intereses sectoriales. Sólo los acreedores de la aún impaga deuda social de la Argentina tienen derechos a este tipo de reclamo: hablamos de niveles de pobreza y marginalidad que no pueden ser aceptables” (Página/12, 29/3/09).

Los recursos para otorgar las asignaciones mencionadas implicarían una masa monetaria de indudable impacto sobre el nivel de consumo general, que estaría destinado a bienes de procedencia interna. El gasto se concentraría en productos de la canasta básica alimentaria. Este aliciente de la demanda supondría una fuente muy importante de creación de nuevas actividades productivas y de empleo. Es preciso señalar también que los beneficios aquí propuestos alcanzarán a los niños desde su nacimiento, lo que garantiza un serio combate contra la desnutrición.

El derecho a una vida digna constituye un imperativo ético impostergable, que no puede ser nuevamente remitido a un futuro incierto y lejano.

* Abogado laboralista, ex juez nacional del Trabajo, miembro del espacio Carta Abierta.

24Jul/090

CARTA ABIERTA CÓRDOBA

Publicado por admin

Invita:

PLENARIO ABIERTO

 

"LO QUE ESTUVO EN JUEGO EL 28 DE JUNIO Y LO QUE VENDRÁ"

Sábado 25 de julio - Chaco 167 a las 14.30hs.

 

La reciente contienda electoral en nuestro país y las consecuencias políticas derivados de la misma, nos proponen un profundo análisis de lo acontecido tanto en el plano de las consideraciones político-institucionales, como el de la futura interacción de lo actores políticos-sociales resultantes de dicho proceso, léase tanto el gobierno nacional y la denominada oposición. Estos puntos serán elementos de diagnostico por parte de Carta Abierta Córdoba en su compromiso manifiesto de aportar y construir opinión ante los grandes debates nacionales y provinciales, sumados a la necesidad de elaboración de una perspectiva colectiva de trabajo hacia futuro.

Por tales motivos Carta Abierta Córdoba convoca este sábado 25 de julio al plenario de sus integrantes y ciudadanos en general. La cita es en la sede de la Casa de la Cooperación, Chaco 167 a las 14.30 hs.

 

Agradecemos su difusión

 

Área prensa CAC.

22Jul/090

¿Cómo impulsar una fuerza política progresista en Córdoba?

Publicado por admin

Dramática, esta pregunta irrumpe de la desolación política en la que, ininterrumpidamente, está sumida nuestra provincia desde el golpe de Estado de 1976 –más bien desde el lacabanismo, lo que significa ya treinta y cinco años de desierto.

            Se trata de una pregunta que quisiera ser -y aspira a transformarse en- un programa. Seguramente en política las cosas nunca se logran por mera voluntad, pero tampoco sin ella. ¿Por qué un relato diferente sobre lo real, un conjunto de ideas y un grupo de hombres y mujeres comprometidos con ellas, son capaces de obtener consenso público y prosperan en un momento dado?

            La contingencia que es propia de la política y la vuelven imprevisible, impide una respuesta simple a este interrogante -a mi juicio uno de los más misteriosos e interesantes-, que convoca palabras de difícil composición como fidelidad, ruptura, voluntad, lucidez, memoria, invención, sentido de la oportunidad, capacidad de comunicar, azar… También una sensibilidad para detectar las fisuras en la hegemonía de lenguaje que hace aparecer la realidad de una manera y no de otra; que naturaliza ciertos estados de cosas y vulnera con su enorme maquinaria de significación ideológica toda iniciativa que se atreva a afectar intereses de los poderes existentes, presentándola como “locura”, “soberbia”, “intolerancia”… Cuando ese lenguaje habla de “consenso” y de “diálogo” es necesario traducir inmediatamente por su significado real: el status quo de la renta no se toca; los privilegios no se tocan; el monopolio de la palabra por las grandes empresas mediáticas no se toca; la impunidad de los delitos de guante blanco no se tocan. No otra cosa significa “abandonar la innecesaria crispación” y “volver al diálogo”, cuando la consigna es pronunciada por comunicadores de los grandes grupos de poder como Grondona, Morales Solá, o Nelson Castro (mezcla rara de grosería prepotente y ascéptica madre Teresa de Calcuta, que todas las tardes radio Mitre asesta a los argentinos durante varias horas) –para no hablar de los vernáculos cordobeses, de monta bastante menor.

            ¿Cómo construir una fuerza progresista en Córdoba? Cómo, cuando pareciera estar condenada al desguace de su opinión pública por un PJ menemista y aliado con lo peor, donde De la Sota fue y seguirá siendo dueño y señor; por el radicalismo más conservador de la Argentina , que en sus buenos tiempos supo tener a Menéndez  como invitado de honor en las celebraciones oficiales (en la por todos conocida foto que circula en la red, resulta perturbador constatar cómo -me decía un amigo-, mientras Mestre, Aguad y la Jueza Garzón de Lascano miran para abajo -y Molinari Romero para cualquier lado-, el genocida General es el único que mira de frente), y por un Luis Juez que supo hacer propia la causa de los capitostes del agro mostrando, ahora en picada, lo que es y a quién representa (en realidad ya había demasiados indicios antes, cuando encarceló a un grupo de artistas de la Universidad por intervenir basureros con consignas ecológicas -no sin condecorar a quien las había delatado por tamaño crimen-, o cuando censuró una muestra de arte en el Cabildo a instancias de un puñado de energúmenos lefebristas –los que, alentados por ello, no sólo impidieron al poco tiempo otra exposición sino que además destruyeron con total impunidad las obras que debían exhibirse).

            Algunos, con bastante fundamento a mi entender, han comenzado a pensar en un escenario post-juecista tomando en cuenta lo que se revela cada vez con mayor nitidez: el señor Juez es el gran derrotado de la última elección en la provincia y es muy difícil que llegue a ser gobernador (a no ser que -como también se ha comenzado a sospechar- vuelva al “corrupto” y por él denostado Partido Justicialista y lo haga desde ahí, cosa que bien vista a nadie debería sorprender tratándose de quien se trata, pero sería sin dudas un espectáculo formidable).

            Frente a ese escenario de hegemonía de grandes aparatos que han sabido mantener en Córdoba, a lo largo de los últimos treinta y cinco años (podría tomarse como símbolo de su inicio el definitivo pase a la clandestinidad de Agustín Tosco), la decepcionante alternancia de opciones con que cuenta la derecha para reproducirse a sí misma, es necesario y posible una invocación de la “otra Córdoba” para construir una fuerza política que comience a desandar el desierto. La convocatoria es a librar una disputa política y cultural de gran alcance, capaz de reunir a las decenas de organizaciones y los miles de ciudadanos que sienten que la intemperie política ya ha durado demasiado tiempo. Hacerlo con estricto realismo y sin resentimiento (“sin burlarse de las acciones humanas, sin lamentarse por ellas y sin denostarlas”, como enseñara Spinoza a los militantes de todas las épocas).

            Esa disputa, por el momento incierta, puede concebirse como una paciente puesta en obra de nuevas prácticas y de nuevas palabras; requiere ser pensada como una gran hospitalidad recíproca de las izquierdas, el anarquismo, los libertarismos en todas sus variantes, los peronismos y los radicalismos desengañados y atónitos, desamparados por los derivas que han sufrido sus antiguos partidos (que hoy, en Córdoba, sólo usurpan los nombres que ostentan y estropean el espíritu de origen popular y las mil batallas contra los poderosos a los que ahora se alían sus referentes); también de quienes en su momento confiaron en el Frente Nuevo como un instrumento para romper el bipartidismo y hoy experimentan que los partidos nuevos nada garantizan por el hecho de serlo y pueden ser iguales o aún peores que los existentes desde siempre. La generación de una fuerza progresista en Córdoba pensada como un encuentro de transformación mutua entre quienes llevan adelante algún tipo de compromiso militante, quienes trabajan con las manos y quienes trabajan con las palabras y las ideas. Como una gran convocatoria a los artistas, los hombres de ciencia, los intelectuales, los trabajadores organizados, los trabajadores en soledad, los desocupados, los maestros, las fuerzas de estudiantes que procuran estar en sintonía con la antigua potencia transformadora del movimiento estudiantil; los artesanos, los que se oponen a los desalojos de campesinos; los que se organizan para preservar los bosques, el suelo y el agua; los que se oponen al saqueo minero; los que trabajan en las cárceles, en los hospitales de locos, en la salud comunitaria; los que se enfrentan al envenenamiento de la alimentación; los organismos de derechos humanos, que han sabido perseverar a través de las generaciones… Muchos, ¿no?

Diego Tatián