Comisión de Economía Carta abierta Buenos Aires

29Nov/120

Publicado por admin

Ayer fue un día de fiesta colectiva.

Además del fallo de la justicia neoyorquina ocurrieron en el país dos hechos trascendentales que marcan una vez más el avance en el proceso de reparación social y de apoyo a los sectores sociales de origen popular y de bajos ingresos en esta aventura maravillosa en la que estamos embarcados desde mayo de 2003.
Como estos hechos seguramente tendrán poca difusión en la prensa "seria" (la que alabó u ocultó los gravísimos crímenes de la Dictadura Civico-Militar) los paso a detallar:
1. Ley Nacional de Música. Por unanimidad el Senado de la Nación aprobó el proyecto colectivo preparado por cientos de músicos independientes de todo el país en reuniones y foros (como en el caso de la Ley de Medios) que por primera vez en la Argentina instala todo un amplio arco de apoyos, subsidios y respaldos a la difusión de la música nacional y de los miles y miles de cultores de dicha música en todo el país
2. Se aprobó en el Senado el proyecto de ley del Poder Ejecutivo Nacional que regla el funcionamiento de un sector marginado: el de las y los empleadas/os al servicio de casas particulares. Legisla dicho proyecto sobre horario de trabajo, prohibición de cama adentro a menores de 16 años, vacaciones, aguinaldo, etcétera, etcétera, como cualquier otro asalariado en el país. Hay trabajando en esta actividad indispensable para millones de personas que no pueden dedicarse a las tareas domésticas porque trabajan todo el día y contratan para que se las reemplace a personal preferentemente femenino y proveniente del norte argentino o de países limítrofes. Hasta ahora esta actividad que engloba a alrededor de 1.200.000 personas se regía por decisión de la parte contratante sin ninguna regulación. Cuando la ley se sancione en forma definitiva en pocos días más, dado que pasa al Senado para una revisión final, se contará con un Estatuto del Personal Doméstico al lado del recientemente reformulado Estatuto del Peón Rural, que cubre también una franja social muy marginada legalmente y lo ampara en todos sus derechos, incluyendo el del secretario General del Gremio, el Momo Venegas, residente de Puerto Madero. El gremio rural comprende aproximadamente 700.000 trabajadores, muchos de ellos braceros itinerantes con sus familias que recorren todo el país participando en cuidado de sembradíos y cosechas de los frutos de los mismos
Estas dos impactantes noticias que comprenden a casi 2 millones de habitantes de nuestro país, y que van a trabajar con normas que los colocan como seres humanos con todos sus derechos se han sancionado o están a punto de hacerlo en los días en que se juzga el contingente más numeroso de participantes activos en la represión de la Dictadura Cívico-Militar, en los tribunales de Comodoro Py, integrantes tales acusados del centro de torturas y asesinatos más grande del país: la Escuela Superior de la Armada Nacional. Es el juicio mayor de toda la historia judicial argentina con más de 800 testigos que van a declarar. Un ejemplo mundialmente desconocido de justicia, que aunque tardía llega con toda su imprescindible presencia gracias a la derogación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, sancionadas a poco de asumir Néstor Kirchner la Presidencia de la Nación y por su iniciativa ante el Congreso Nacional
Realmente es un lujo vivir en la Argentina en estos momentos

Alejandro Rofman

29Nov/120

Publicado por admin

El fallo en suspenso, ¿cómo sigue?*

Por:
Alejandro Rofman

Difícil resulta a esta altura conocer cómo será el desenlace en términos judiciales del fallo Griesa, ahora suspendido. La decisión de la Cámara de Apelaciones de Nueva York permite abrir el abanico de hipótesis a futuro con calma, sin la presión a que obligaba el fallo original del juez Griesa. Vale la pena avanzar en fórmulas, algunas conjeturas a futuro para orientar al lector sobre los posibles caminos a recorrer. Nos interesa en este análisis conjetural discurrir acerca de los efectos en la trama económico-social de nuestra sociedad, porque en ella va nuestro presente y futuro.

Un fallo final obligando a la Argentina a pagarles a los bonistas reclamantes la totalidad de sus acreencias supondría un costo tan elevado que tal solución carece de viabilidad. Ello es así porque hay una cláusula de la restructuración que obliga a nuestro país a pagar toda la deuda como si no hubiera habido quita, reducción de intereses y prórroga de pagos si alguien consigue mejores condiciones que las pactadas en los años 2005 y 2010. En este caso la salida resultaría en un corte del crédito internacional financiero (que ahora no se usa) pero probablemente no afectaría el de carácter comercial y los flujos del intercambio de bienes. Habría que considerar una firme posición negativa a reconocer el monto total de los 1300 millones de dólares reclamados . Y rechazar toda propuesta que signifique regresar al año 2001 ni a un despiadado ajuste. Entretanto, proseguir regularmente con los pagos actuales salteando cualquier medida de embargo parece ser la salida menos costosa para la sociedad en su conjunto y los bonistas buitres cobrarían los seguros que ya tienen para situaciones como la descripta (es factible que a eso, en realidad, apunten).
La otra opción es que los bonistas buitres –por resolución judicial– puedan entrar en una negociación con el gobierno encuadrada en los términos de la restructuración del 2005 y del 2010, pero nunca con mayor compromiso de nuestras finanzas. Aquí la solución es la ideal y ya ha sido propuesta en la apelación..
Como se ve, en ninguna de las dos opciones aparece seriamente comprometida la economía real. Se repetiría, así, lo que nos pasó entre 2002 y 2005, cuando estuvimos en cesación de pagos, se entró en plena reactivación productiva y bajaron el desempleo y la pobreza. El crédito internacional estuvo cortado, pero ello no dificultó nuestro fenomenal crecimiento.
Debemos entonces, a nuestro juicio, descartar toda versión alarmista. Nadie nos puede obligar a pagar a estafadores el monto originario del valor de los bonos ni lo vamos a hacer –sólo lo han propuesto el diario La Nación por razones obvias y el Dr. Binner (sic) que no debe haber recibido asesoramiento solvente–.
Si hacen falta controles cambiarios, habrá que acentuar los que ya existen y si se necesitan recursos fiscales adicionales para remediar alguna dificultad financiera, hay suficiente margen de nuestra política tributaria para avanzar sobre los que tienen elevadas ganancias o disfrutan de irritantes exenciones impositivas, como las rentas financieras.
*Publicado en Tiempo Argentino el 29 de noviembre de 2012