Comisión de Economía Carta abierta Buenos Aires

31May/130

«La ortodoxia reclama una megadevaluación cambiaria injustificada»

Publicado por admin

La economía argentina a fines del 2012 duplicó el tamaño de la de una década atrás, presentó un sustantivo avance de la distribución del ingreso y una caída vertical de la tasa de desempleo

Guillermo Wierzba

El PBI industrial aumentó más que el promedio. La tasa de inversión superó su ritmo histórico. Los programas sociales y las pensiones y jubilaciones mejoraron notablemente la vida del pueblo. El nuevo tamaño del producto demanda importaciones crecientes que exigen más divisas, con la dinámica de una estructura industrial heredada del neoliberalismo. Pero Argentina hoy tiene su cuenta corriente equilibrada y una balanza comercial positiva, con una mejora sustantiva de la relación deuda/reservas, deuda/exportaciones y deuda/producto. Su tipo de cambio en relación a sus socios comerciales y respecto de los países de la región resulta competitivo. Sin embargo, la fuga persistente de divisas a través de la cuenta de capitales ha generado un clima que la ortodoxia aprovecha para reclamar una megadevaluación cambiaria injustificada, con el objetivo de volver a facilitar ganancias extraordinarias a los sectores vinculados a las exportaciones tradicionales y los grupos concentrados. Esa presión que confronta con el actual proyecto conlleva a reducir el nivel de actividad y las importaciones (de modo indiscriminado y distorsionando los procesos de sustitución en curso), a impulsar un alza de precios con deterioro del salario y del empleo, y a bajar la tasa de inversión. La profundización del proyecto requiere, en cambio, de una planificación estatal de la lógica industrializadora en pos de garantizar el crecimiento y optimizar el ahorro de divisas en el largo plazo. Las recientes medidas de exteriorización de activos tienen costos en términos de equidad y credibilidad tributaria, pero tienden a mejorar las reservas, a reactivar la construcción y a financiar a YPF. El revanchismo del capital financiero pretende, por el contrario, –en los “mercados voluntarios” de crédito– tasas expoliatorias para un país con solidez macroeconómica que supo afrontar autónomamente la reestructuración de su deuda.

31May/130

La separación entre política y economía: el eje sobre el que se había construido la valorización financiera

Publicado por admin

La recuperación de la unidad entre política y economía ha sido la clave del cambio de paradigma que se produjo diez años atrás.

Guillermo Wierzba

Fue central, para el kirchnerismo, sustraer de la exclusividad mercantil el proceso de decisiones económicas. La separación entre política y economía había sido el eje sobre el que se construyó la valorización financiera, el debilitamiento del rol público y la dominación del poder económico concentrado que, mediante el mecanismo indirecto del mercado, había impuesto durante el neoliberalismo sus intereses y condiciones. La unión o la separación entre economía y política constituyen el antagonismo que opone el pensamiento transformador al conservador. La primera opción significa el predominio de la política. En el período 2003-2011, el gobierno confrontó con el poder financiero e intereses de los sectores concentrados, y condujo a políticas de reparación social, de reconstrucción del ideario de igualdad, de autonomía financiera, de crecimiento económico, de recuperación industrial .
La autonomía financiera tuvo sucesivos hitos. La renegociación de la deuda con una quita histórica. El fin del endeudamiento con el FMI atado a condicionamientos. El uso soberano de las reservas, que permitió el pago de vencimientos sin afectar la actividad. La sanción de la nueva Carta Orgánica del BCRA. Las modificaciones dispositivas en el mercado de capitales que dieron fin a su autorregulación. La década se caracterizó por la renovada atención a los derechos económicos y sociales. Así se estableció la AUH, el ingreso social con trabajo, la nacionalización de la administración previsional, el régimen de ajuste de los haberes jubilatorios, la inclusión de más de dos millones de beneficiarios, el aumento sustantivo del presupuesto educativo, la revitalización de las convenciones colectivas de trabajo que redundaron en la mejora de las condiciones laborales y del salario real, el avance en la legislación para el trabajo en casas particulares, el plan Pro.Cre. Ar y otros para viviendas populares.
YPF, fue la más emblemática de un conjunto de empresas renacionalizadas. Muestran la recuperación de la idea de un Estado cuya participación en la economía trasciende el de la regulación macroeconómica para abordar la gestión de áreas de recursos estratégicos para el desarrollo nacional. El liderazgo en la desarticulación del ALCA y en la iniciativa del Banco del Sur fueron hitos de la política de unidad latinoamericana y rechazo a las hegemonías de potencias centrales.
El cuidado de las reservas, el tipo de cambio administrado, los controles de capitales y cambiarios han significado una intervención pública en pos de favorecer la diversificación productiva mediante la redistribución de rentas y el abandono de la inserción pasiva en la globalización financiera. La profundización de la estrategia requerirá abordar una planificación estatal del proceso de sustitución de importaciones. El 25 de mayo de 2003, Kirchner afirmó: "No se puede volver a pagar deuda a costa del hambre y la exclusión de los argentinos."Al contrario del modelo de ajuste permanente, el consumo interno estará en el centro de nuestra estrategia de expansión." Así fue.